DARÍO SEVILLANO – MEMORIA DE SOPETRÁN –

image_content_27762373_20170103215630

Me resulta muy grato reproducir la entrevista que le hace a Darío, el periodista colombiano, JONATHAN MONTOYA GARCÍA – Periodista de la Universidad de Antioquia. Interesado en temas de tecnología y cultura. Darío Sevillano es el historiador de Sopetrán.

POR JONATHAN MONTOYA GARCÍA | PUBLICADO HACE 17 HORAS

“Soy bloguer” podría ser una frase que pronuncia cualquier joven segmentado en el grupo de los denominados millennials. La mayoría escriben en el PCs desde sus casas, o lo llevan al último café de moda y se disponen a narrar sobre sus temáticas favoritas. Los de viajes, moda y gastronomía abundan, y las experiencias se recogen en una interfaz cuidadosamente diseñada.

Darío Sevillano dice: soy bloguer, y no es un millennial más. Tiene 76 años y vive solo en Sopetrán, Antioquia, en un lugar al que llama el rincón de las palmas, “donde hay unas matas bonitas”. Ahí, sobre la calle Córdoba, está su casa, el lugar desde el que actualiza su blog llamado Hola Sopetrán con temas de poesía e historia, el que montó después de casi seis meses de clases que alguien le dio para que quedara como está ahora, “con todas las de la ley”.

El blog de Darío registró su primera entrada el 22 de octubre de 2016. Pero su experiencia como bloguer empezó en los Gavirias de Sopetrán, un sitio web en el que comenzó a escribir, según él, “por gentileza del doctor Gabriel Escobar Gaviria, que prácticamente, me sacó del anonimato”.

Sin embargo, el anonimato no ha sido en realidad un estado en el que Darío haya estado en los últimos años, sobre todo en Sopetrán, donde nació y se quedó.

Él mismo cuenta que si al municipio llega un grupo de turistas la gente dice: “nosotros no sabemos nada, vaya donde Darío”; y por eso, casi que semanalmente, lo consultan personas que pertenecen a grupos de historia, de universidades, “de la edad dorada” o de “gente importante”, entonces, relata, “me dejan meter la cucharada por ahí a raticos, cada que puedo, pero no es que quiera tener el protagonismo”.

1

Músico y relojero

En esas visitas que Darío acompaña por las iglesias de Sopetrán o caminando por las calles del pueblo se escuchan frases como: “ojo a esto que es importante”, o alguna historia sobre los caprichos de un sacerdote que hizo “llenar por dentro de disparates” uno de los templos religiosos, “porque hacían lo que les daba la gana”.

En medio de las relatos Darío hace referencias al latín, un idioma que aprendió desde joven. Después del español es la lengua sobre la que más conoce, porque en el griego y el francés ha perdido fluidez, dice, por falta de práctica.

Todos los aprendió en los seminarios donde recibió su educación primaria y secundaria, primero en el Seminario de Santa Fe de Antioquia y después en el de Santa Rosa de Osos, de donde se retiró porque, por su costumbre al clima cálido, no aguantó el frío. Así terminó en Barranquilla, también en otro seminario, pero por un corto periodo, antes de retornar de nuevo a Sopetrán.

Según Darío, en los seminarios era indispensable ser organista, por eso aprendió desde que tenía 11 años y empezó a tocar el órgano tubular de Santa Fe que, comenta, están reparando por estos días. “Los sacerdotes me buscaban para que tocara los villancicos. Fui 18 años organista y trabajaba en otras cosas, también presidía las navidades y las fiestas parroquiales”.

Además de bloguer y guía turístico, un oficio que ha podido ejercer por su vasto conocimiento de la historia del municipio, Darío es también músico. En los seminarios aprendió además a escribir para un gran número de instrumentos, y ese conocimiento le sirvió para “manejar la banda del pueblo”, y escribir las partituras de casi 20 músicos.

Asimismo, compuso para El combo tropical y Los príncipes. “Me dediqué a escribir música, le hice un himno a Nuestra Señora de Sopetrán, también unos pasillos, boleros y bambucos. Eso está bien conservado, partituras escritas a lápiz, hace unos 50 años, no recuerdo las fechas y no tuve la precaución de marcarlas”.

Y entre todos los oficios a los que se dedica hay uno que parece en extinción y tiene a cargo, el de relojero. En Sopetrán el reloj de la iglesia principal da la hora gracias a él, y como es el único que sabe manejarlo, cuenta que está capacitando cuatro jóvenes, “porque si al viejito le da un infarto quedamos en la olla”.

Quedan cosas por hacer

De sombrero o gorra, o sin ellos. Vestido de gris o de blanco, pero siempre de colores claros. Con lentes dorados de patas café y con una Canon colgada en el hombro, la que le enviaron sus hijos desde Alemania para que tomara fotos, así se ve Darío Sevillano caminando por Sopetrán, solo, con sus amigos o con un grupo de turistas.

“Como la edad la muestra el rostro para qué no decirla”, menciona. Él, a sus 76, siente que lo ha hecho todo, que ya quemó todas las etapas “bien quemadas”. Cuenta que también fue presidente del Centro de Estudios Pedagógicos de Sopetrán y que todo lo que ha aprendido se lo debe a su pasión por leer, sobre todo, temas de ciencia.

Le queda, dice, viajar, algo que no ha hecho; ir a Egipto, a Tierra Santa y a España. También quisiera escribir un tratado de métrica “porque ser poeta es una cosa muy complicada” y quiere enseñarle, por lo menos, ese tema a la gente. También desea hacer una monografía de Sopetrán “bien ilustrada”, pero para eso, como para viajar, dice que se necesita plata y “yo soy solo un jubilado”.

Por ahora espera seguir escribiendo las historias que la gente goza leyendo, “alimentando el blog, porque si uno no lo alimenta se aburren de mirarlo”.

CONTEXTO DE LA NOTICIA DESDE ADENTRO DARÍO LE DA UNA MIRADA AL ARTE+

Darío Sevillano Historiador, músico y artista “Tengo un taller bueno donde también hago pintura, escultura y dibujo. A veces la gente me dice que soy un genio, pero cuál genio, las cosas que he aprendido las aprendí a la berraca, muchas de ellas a mi papá que también se dedicó a la pintura. Y como yo le aprendí todo ahora dicto cursos para que la gente aprenda esas disciplinas que son muy importantes, pero los estudiantes son escasos”.

http://www.elcolombiano.com/entretenimiento/turismo/dario-sevillano-memoria-de-sopetran-GF5700080

¿El Sí o el No? Reflexión de un colombiano.

images

de Darío Sevillano Álvarez – Historiador de Sopetrán en Colombia.

Carísimos amigos:

A lo largo de mi carrera política, que como ya lo he expresado, empezó cuando tenía siete años en la calle Bomboná, en el año de 1948, cuando se desató la peor violencia que haya tenido Colombia, por colores políticos, siempre he sabido pronosticar lo que va a ocurrir, y en las últimas seis o siete predicciones, no he fallado, porque para hoy, yo decía: El pueblo colombiano, ya no es un pueblo de campesinos brutos, sino una plebe de personas cultas, que razonan, antes de actuar y a la hora de votar, saben tomar decisiones.

Cuando me ha tocado enrolarme en una tendencia política, a pesar de que no pertenezco a las filas azules, ni a las rojas, tanteo muy bien el terreno, para saber cómo voy a pisar y cuando tengo la certeza de que lo que voy a elegir es bueno, lo hago sin miedos ni dudas.

Hace pocos días, un gran amigo me decía, que las razones que estaba argumentando para votar No, en el plebiscito, eran muy pueriles y a pesar de esa puerilidad, convencí a muchas personas por el correo electrónico y por comunicación directa con mi teléfono inteligente, de que era malo refrendar ese sartal de atrocidades, que íbamos a aprobar y que luego serían leyes de la república. De paso les digo que el que escribió esas páginas

debieran mandarlo para el cacho de la luna, a que aprenda el español y la elegancia con que este idioma se expresa.

Cuando se obtiene un triunfo político, como el que tenemos aquellos que votamos por el No, en el plebiscito, no se deben tener triunfalismos carajos, que solo consiguen polarizar más y más a las masas populares, porque estaríamos imitando a los viejos ciudadanos colombianos, que se mataban por colorcitos políticos, olvidándose de que eran sus conciudadanos, aquellos que debían caer, bajo el yugo de las armas.

Me alegra mucho que el pueblo haya aprendido a votar, porque ya no se hace por esos malditos colores, sino por ideales, que nos puedan llevar a un futuro mejor.

Me duelen las declaraciones del Doctor Cerpa, cuando dice: “Que lo sorprende el pueblo colombiano, porque hay una cantidad de guerrilleros que quieren entregar sus fusiles, y no los queremos recibir”, pero esas palabras, no me sorprenden, porque Él siempre que habla mete las patas, menos mal que no le dieron palomita para la presidencia de la república.

Aplaudo la actitud de los criminales de las FARC, porque en el nido de las aves rapaces de la Habana, todavía quieren seguir en el camino del bien.

No me identifico, con la declaración de Monseñor Augusto Castro, el jefe máximo de la conferencia episcopal, cuando dijo: “Todos perdimos”, lo que creo, es que todos ganamos, porque no podíamos entregarle al país a los bandoleros de la FARC, en bandeja de plata, por anhelar una paz, que no iba a ser duradera.

Las palabras del Señor Presidente, a pesar de ser un elemento, al que no se le puede creer mucho, por su maneara de ser, fueron

sabias, justas, exactas y parecían de buena voluntad; me parece que era la única alternativa que le quedaba, pues Él sabe la mala aceptación que el pueblo le tiene. En caso de pensar en forma contraria, le hubiera recomendado que tomara un avión de la fuerza aérea y en compañía de los negociadores de la Habana se hubieran ido a hacerle compañía a Fidel y a Raúl, lo ídolos de los idiotas.

Me place que los resultados electorales hayan sido lo que anuncié en uno de mis correos electrónicos: El plebiscito se hacía, para mirar el bajo porcentaje de los colombianos que creen en las FARC, un dos o tres por ciento de la población, pero sigo creyendo que esa cantidad de dinero, que valió el evento, no justifica lo que supimos, porque ese es un cuento viejo mal contado, para los colombianos.

Nos queda un camino muy peligroso para continuar, porque si las conversaciones van a seguir en la Habana, Papá Fidel no va a estar muy a gusto con los recortes que le vayan a hacer a esos peligrosos acuerdos, pero creo que tienen que ser en esa ciudad, porque los nenes de las FARC, no tienen acogida en los países civilizados.

¿Qué estarán pensando el Presidente de la ONU, el presidente Obama y todos aquellos que habían recibido, con bombos y platillos el destartalado acuerdo, ahora que ya no tiene valor constitucional?

Y qué estará pensando el Papa Francisco, si fue que declaró lo que publicaron los medios de comunicación, porque a mi modo de ver las cosas, pudo haber sido un montaje, para conseguir el Sí, tan anhelado. Debemos recordar que este ha sido un hombre prudente a lo largo de su carrera papal.

Otro truco que les falló fue el de invertir el dinero de las FARC, en reparaciones con aquellos que se sienten ofendidos; pero recuerden, algo que yo pillé, como decimos los antioqueños: El día anterior a ese aviso, las FARC publicaron un artículo, en donde le contaban al pueblo colombiano, que unos disidentes de sus manada, se habían robado gran parte de su caleta; no creen ustedes que este era el argumento perfecto, para decir que iban a emplear sus dineros en reparación y los que se robaron era lo que no iban a declarar.

Tampoco las gentes estaban muy convencidas de esas pedidas de perdón, porque los moradores de Bojaya, cuando ellos fueron a hacer la patraña del perdón, les dijeron, que habría perdón, cuando vieran reparación económica.

Podríamos seguir escribiendo muchas cosas, pero en atención a no cansarlos, podemos dejar este cuento para reanudarlo oportunamente cuando sea necesario.

Cédula de ciudadanía: Número: 3’ 620. 074 de Sopetrán.

DARÍO SEVILLANO ÁLVAREZ.

 caracoles-sedientos

LA PAZ

La paz no es el  SÍ o el NO
la paz siempre es otra cosa;
es una araña tejiendo
un vuelo de mariposa:
mientras una flor sonríe
la abeja en ella se posa.

La paz es, neutralidad
o afonía del silencio.
Es un suspiro de rosa
que al esparcir su perfume
por los poros de la piel
el menor ruido la daña.

La paz es… encontrar agua
transparente, dulce, pura
y transitar los espejos
por la palabra madura
que transcienda a los reflejos.

©Julie Sopetrán

3-periodico-el-conservador-no-148-septiembre-2016-si-a-la-paz%2c-no-a-la-guerra-1

MÁS OPINIONES

En el periódico EL CONSERVADOR DE ANTIOQUIA, Nº 148, dirigido por Don Arnulfo Correa Sevillano, PODEMOS LEER OTRAS OPINIONES. Es muy interesante para los que conocemos muy poco al respecto de la política colombiana leer distintos puntos de vista.

1.- ¡ SI A LA PAZ,
NO A LA GUERRA ¡
SI A LA PAZ, NO A LA FARC.
EL DILEMA TO BE OR NOT TO BE SHAKESPERIANO.

“Ser o no ser, ésa es la cuestión. ¿Cuál es más digna acción del ánimo, sufrir los tiros penetrantes de la fortuna injusta, u oponer los brazos a este torrente de calamidades y darlas fin con atrevida resistencia?”.

En Colombia el famoso dilema se refleja en el SI ò NO, del promocionado plebiscito.

Hemos repetido siempre, que la mayoría de Colombia quieren la Paz, pero repiten de no querer a la Farc. La voz autorizada y académica de JULIO ACOSTA ARANGO, través de sus valiosos conceptos en este periódico, ha plasmado este pensamiento:“ LA PAZ ES UN LEGADO DE DIOS”……. LA PAZ NO TIENE DUEÑO.” LA PAZ ES EL SILENCIO DE LAS ARMAS, LA GUERRA ES EL RUIDO DE LAS BALAS DISPARADAS.” .Nosotros orquestemos esos pensamientos exclamando: “Hay que desarmar los espíritus para llegar a la Paz verdadera”. Unimos nuestros clamores a ese anhelante deseo del SI A LA PAZ. No al Comunismo internacional, pero la PAZ está por encima de toda consideración personal:

SI A LA PAZ
NO A LA GUERRA.

PERIODICO DEBATE

EL PARTIDO QUE NOS VA A SALVAR
Escrito por Jaime Jaramillo Panesso— Sep 12 2016-

En el acuerdo entre las Farc y el Presidente Santos existe un acápite que es preciso desnudar, especialmente para conocimiento de los partidos existentes, su dirigencia y los corporados que los representan.

El nuevo partido de las Farc, una vez se hayan desmovilizado, nace con organizaciones políticas

experimentadas y con personerías jurídicas: el Partido Comunista, que existe desde 1930 y mantuvo su lealtad a Moscú mientras operara su hermano mayor; la Unión Patriótica UP; la Marcha Patriótica y el Movimiento Bolivariano. Caso distinto es el Partido Comunista Clandestino –PC3- que hace parte del sistema de espionaje o inteligencia y reúne las células secretas, incluidas las milicias. Las milicias son un cuerpo armado clandestino que opera en las ciudades grandes e intermedias.

El almendrón de todas estas organizaciones es el Partido Comunista de Colombia, que dio origen a las Farc en su momento, aportando los militantes jóvenes de la Juco, Juventud Comunista, algunos formados en la Universidad Patricio Lumumba de la capital de la URSS, hoy Rusia. La táctica de los camaradas criollos ha sido la de “utilizar todas las formas de lucha”, un principio estatutario que traducido al castellano limpio consiste en combinar la lucha armada con la lucha electoral, la orientación de las huelgas y paros cívicos, las alianzas con otros partidos como lo hizo con el MRL, Movimiento Revolucionario Liberal de Alfonso López Michelsen en la época de los años sesenta. Formas de camuflaje electoral.

Con esta táctica de combinar todos los frentes de movilización y penetración en las instituciones democráticas y a la vez organizar un aparato armado guerrillero, es cuando logra obtener su presencia en el Polo Democrático, junto al Moir, Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario de tendencia maoísta, pero no insurreccional. El Moir sufrió el accionar de las Farc que asesinó a muchos de sus activistas lanzados al trabajo rural en tiempos de místicas faenas, llamados “los pies descalzos”. Superados estos momentos de eliminación de los “revisionistas”, el Moir cuasi desapareció y sus restos fueron a parar al Polo Democrático, donde el PC tiene más peso, hasta el punto de compartir el poder ejecutivo del Presidente Santos en la cartera de Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, en cabeza de Clara López.

De manera que el Partido de las Farc aparecerá una vez termine la Conferencia o Congreso de esa guerrilla. No sabemos qué nombre le pondrán –materile rile lo-. Lo cierto es que sus bases orgánicas están adelantadas y listas a recibirlos con las siguientes ventajas:

  1. Recibirá la suma del 15% del fondo electoral del Estado, cada año hasta 2026. Este año, 2016, esa suma será de 3.500 millones.
  2. Tienen derecho a 10 curules en el Congreso, más 26 en las zonas especiales donde no podrán inscribir listas los partidos distintos al de las Farc.
  3. Esos congresistas serán escogidos, sin tener en cuenta si están sindicados de delitos de lesa humanidad o crímenes de guerra, aunque están disponibles los profesionales, intelectuales, sindicalistas, curas y artistas de militancia o simpatizantes de la causa.