LA MEDALLA DE LA DEMOCRACIA

1-medalla

Si alguien, alguna vez, me hubiera dicho que me iban a premiar con una medalla tan importante, nunca me lo hubiese creído. Y si alguna vez he tenido una gran sorpresa en mi vida ha sido esta gran condecoración de un país tan democrático y acogedor como lo es Colombia.

1-a-bb-pub-medellin

Me gustaría saber decir Gracias a tan distinguido honor. A la senadora Doctora Nidia Marcela Osorio Salgado, al Doctor Gustavo Bustamante Morato, al pueblo de Sopetrán en Colombia, a sus gentes, a cada una de las personas que me atendieron y me mostraron su alma y sus costumbres y especialmente a los niños y a los estudiantes, a todos, muchas gracias. 

1-064

El viento y el destino llevan las palabras donde ellas quieren estar, es por ello que hoy mi palabra está con todos ustedes. El viento ha sido suave, extraño, lleno de luces, de misterios y de coincidencias como lo son nuestras propias vidas.

No he venido a modificar ninguna tradición, he venido a compartirla porque creo que compartir es aprender de los que saben más y enseñar a los que saben menos. Borges decía que “el lenguaje es nuestra tradición” y así lo creo. Nos entendemos porque hablamos el mismo idioma y rezamos juntos a una misma Virgen Sopetrana, que es la que hoy nos acorta distancias, nos une. Descubro durante estos días que no estoy sola, me llega esta condecoración sin esperarla y no sé cómo expresar mi gratitud a la generosidad con que Vds me honran en tan hermoso país, por ello les  hago partícipes de mi agradecimiento, emoción, alegría y felicidad.

1-278

Desde que era niña, cuando me hablaron del Sopetrán de América, aprendí a soñar, a configurar la expresión de “Érase una vez…” que sin duda hace alusión al pasado.  Me parecía imposible llegar a este lugar y aquí estoy como en un sueño hecho de cuento que ahora es realidad.

condecoracion-senado

Durante este largo viaje de años, aprendí de Gabriel García Márquez, cuando leí sus “Cien años de Soledad”, en muchas páginas identifiqué la hacienda de Macondo, con lo real maravilloso de Sopetrán, con la lucha de mi padre por la tierra… Luego, algunos versos de Rafael Pombo me hicieron pensar en las “noches que pudieran ser días” de su Bambuco. 

También algo de Jorge Isaac … Aquellos versos “Ve, pensamiento, /Ve libre y vuela”.  José Asunción Silva, Álvaro Mutis, poetas, escritores conocidos en España que me cautivaron en la adolescencia, hoy los veo en su paisaje. Ahora, sé lo mucho que me queda por leer, por aprender de Ustedes. Los poetas de Sopetrán actuales, que no conozco, pero sé que no porque sean menos conocidos, han de ser ignorados.

1-14088605_924796280981927_460274420706978616_n

Permítanme compartir este premio con las personas más necesitadas más humildes de nuestros pueblos sopetranes. De nuestro mundo en crisis de valores, de medios, un mundo tan incomprendido y tan abandonado que me conmueve. También con los poetas, periodistas, escritores, que escriben, sueñan y piensan en español, porque la lengua nos une y hoy más que nunca, necesitamos estar unidos en el abrazo de nuestras dos madres indiscutibles: la Madre España que es a la vez, para mi, la Madre América.

Un año ya lejano, hoy se viste de fiesta 1616 – 2016 – 400 años. Y hoy todavía nos estamos descubriendo recíprocamente, porque nuestra memoria es colectiva, porque nos amamos, porque nuestra cultura es plural, europeos, indígenas, negros, mestizos, criollos, árabes, cristianos, judíos… y tantos y tantos pueblos que nos enriquecen a uno y otro lado del Atlántico. Creo que nuestro inventario humanístico no puede ser indiferente ante la innovación triunfalista de nuestros días.

1-007.JPG

Este premio que Ustedes me dan, renueva mi espíritu para trabajar más en lo que aquí y allí necesitamos: una mayor comprensión de la historia, entendimiento, percepción, tolerancia y, sobre todo Amor. Creo que hoy he salido de mí misma para ver y sentir con ustedes y eso añade a este premio un mayor esplendor.

1-295

Cervantes en el siglo XVII nos decía: “recuerden, podemos olvidar” Y porque podemos olvidar, estamos juntos, recordamos todo lo bueno que nos une. Y no, no debemos matar nunca la historia, porque ella nos hace fuertes. Investiguemos, hagamos cosas juntos, hermanemos nuestros pueblos, dialoguemos para enriquecernos y hagamos validar lo que nos decía Simón Bolívar:

“Nuestras discordias tienen su origen en las dos más copiosas fuentes de calamidad pública: la ignorancia y la debilidad.”

 Muchas gracias a todos. Muchas gracias Colombia.

 Julie Sopetrán

1-296

“La Orden de la Democracia Simón Bolivar, es un honor y distinción oficial del orden civil concedida por la Cámara de Representantes de Colombia a ciudadanos destacados por su servicio a la patria en cualquier campo. La Orden fue creada por Resolución 216 de 1980 y desde entonces numerosas instituciones educativas, personalidades del mundo educativo, científicos, militar, civil y político entre otros han recibido dicha distinción que honora la memoria del Libertador Simón Bolívar. 
La orden fue instituida para destacar el esfuerzo, la lealtad y las virtudes de los ciudadanos o instituciones en favor de la democracia.”

Anuncios

3 thoughts on “LA MEDALLA DE LA DEMOCRACIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s