MI VISITA A LA ACADEMIA DE LA HISTORIA EN ANTIOQUIA

academia-antioquena-de-historia

Sobre Julie Sopetràn, por José Ramón Fernández de Cano

Poetisa, dramaturga y animadora cultural española, nacida en Mohernando (Guadalajara). En la actualidad reside en la pequeña localidad guadalajareña de Torre del Burgo, junto a las ruinas del monasterio de Sopetrán, del que procede el pseudónimo literario con el que ha firmado gran parte de su obra (“Julie Sopetrán”)

Su temprana inclinación hacia los saberes humanísticos la llevó a interesarse desde muy joven por la creación literaria. Durante muchos años residió en California (USA), donde se convirtió en uno de los principales referentes de las agrupaciones de escritores en lengua castellana, merced a sus numerosas iniciativas y proyectos de difusión cultural. Así, por ejemplo, fue fundadora de la revista de cultura hispano-americana AZB, cuya dirección asumió durante diez años.

Autora de una gran cantidad de poemarios, adaptaciones teatrales y montajes audiovisuales, entre sus obras pueden espigarse algunos títulos tan logrados como Ismael (Granada: Editorial Santa Rita, 1973), Amorismos (1984), Un siglo en Athertoh (1984), Polvo luminoso (Guadalajara: Nueva Alcarria, S.R.C., 1984), Silvas de mi selva en ocaso (Madrid: Ediciones Torremozas, 1985), Los dioses y el ánfora (Madrid: Ediciones Torremozas, 1987) y En Hita hoy es otoño y se oye el mar (Guadalajara: Patrimonio Municipal de Cultura, 1990). Una de las características más señaladas de esta brillante producción poética radica en su empleo magistral de los moldes métricos tradicionales, como el soneto y la silva. Naturalmente, este interesante quehacer literario de “Julie Sopetrán” no ha pasado inadvertido para los jurados de los principales certámenes nacionales e internacionales, que han premiado las obras de la autora alcarreña en un gran número de ocasiones. Entre estos galardones literarios, sobresale por su importancia y difusión mundial el Premio “Letras de Oro”, que le fue concedido por la Universidad de Miami en 1996 para distinguir su obra titulada El tiempo habitado.

Situada, en los últimos años, en el epicentro del panorama literario de su comunidad castellano-manchega, “Julie Sopetrán” ha colaborado también en diferentes obras colectivas que sirven de muestra del quehacer literario, cultural y artístico de sus convecinos; entre ellas, resulta obligado mencionar, por su interés y alcance, la titulada El Quijote entre todos. Colección de comentarios e ilustraciones a los 52 capítulos de la Primera Parte del Quijote, hechas por otros tantos escritores y artistas de la Región de Castilla-La Mancha (Guadalajara / Toledo: AACHE Ediciones, 1999).

La invitación es abierta para quienes estén interesados en conocer y compartir con Julie. Hay un moderador y todos los asistentes pueden intervenir.

Mayores informes: 2163761

http://www.academiaantioquenadehistoria.org/index.php/actividades-de-la-academia/eventos

8-1-2-academia-anti-de-his-foto-juan-pablo-miranda
Foto de Juan Pablo Miranda  – Academia Antioqueña de Historia

En la Academia Antioqueña de Historia, en Medellín, el día 18 de Agosto, 2016, tuve ocasión de compartir mi poesía e investigaciones de Sopetrán, con sus acogedores componentes, intercambiamos conocimiento de nuestros respectivos lugares unidos especialmente por el nombre de Sopetrán. La reunión nos incitó a compartir distintas visiones de un tema que nos une y nos fascina, un tema ya acordado y que su objetivo era el de hablar y explorar campos de comprensión e interacción histórica de los dos sopetranes el español y el colombiano.
Esta Academia Antioqueña de Historia se creó el 3 de diciembre de 1903 en la casa de habitación del doctor Manuel Uribe Ángel. En esta visita me acompañaron ilustres personas de Sopetrán entre las que se encontraban el Dr. Gustavo Bustamante y fueron momentos muy entrañables y amistosos que disfruté en este encuentro de entrañable contenido histórico.

 manuel_uribe_angel
Dr. Manuel Uribe Ángel

Su entidad “es oficial, de tipo cultural, dedicada al estudio de la historia y la historiografía de Antioquia, relacionándola con sus similares de latinoamérica y del mundo.” La Academia cuenta con un selecto grupo de personas que se agrupan de la manera siguiente: 

Junta Directiva
Presidente, doña Socorro Inés Restrepo Restrepo
Vicepresidente, don  Orestes Zuluaga Salazar
Tesorero, don Luis Fernando Múnera López
Secretaria General, doña Gloria Isabel Muñoz Castañeda
Presidente Honoraria , Alicia Giraldo Gómez 

No incluyo la amplia lista de los miembros honorarios, eméritos y de número, así como la de los miembros correspondientes y académicos de otras ciudades.  Su escudo, se distingue por su medalla en forma de estrella que lleva en el anverso el busto del Mariscal Jorge Robledo, con su heráldica consistente en seis murciélagos que son símbolo de vigilancia. En el anverso lleva el lema de la Academia en latín: “Magna est veritas et praevalebit”  “Grande es la verdad y prevalecerá”.

1-270

Encuentro con miembros de la Academia. Foto: Gustavo Bustamante

Tuve el gran honor de leer algunos de mis poemas relacionados con la historia de la Virgen de Sopetrán en Colombia y me traje a España un grato recuerdo de este encuentro. También les hice entrega de un resumen histórico de treinta páginas, del Monasterio de Sopetrán y su historia.  Incluyo aquí, el primer artículo que escribí, al tener noticia del Sopetrán de Colombia, años 90, fue publicado en La Troje, Revista que se editaba  en Hita, (Guadalajara) España, dando a conocer a sus habitantes la noticia, o los primeros suspiros de nuestro conocimiento acerca del Sopetrán americano. Gracias a la amistad y la información que me envió el historiador Dr. Darío Sevillano Álvarez, con quien me puso en contacto el Padre Domingo García, misionero idente, después de nuestro encuentro y conversación coincidentes en el Hospital de Guadalajara, España.

1-img_20161022_0001 

Sopetrán en Colombia  INDICE Nº 11  LA TROJE – HITA –

¿Cómo llegó Sopetrán a Colombia? Creo que a los actuales vecinos de Hita, les interesará mucho saberlo, por lo que de histórico, anecdótico e interesante tienen los hechos.
Basándome en los datos que aporta Darío Sevillano Álvarez, nos acercaremos al municipio de Sopetrán, lugar que mucho antes de la colonia se llamaba “Las Guanas”, porque era un lugar donde abundaban estos árboles, el nombre de Sopetrán le viene cuando llegó Nuestra Señora de la Asunción de Sopetrán. Este nombre no llegó en imagen sino en retablo que fue “importado de la villa de Hita en España por don Gaspar Rodillo y Arce o Diego Badilla y Arce, como otros le dicen, en acción de gracias por un favor que la Virgen le había concedido. Este retablo salió de España en los primeros años del Siglo XVI y llegó a estas tierras en el año 1615, pero solo el 22 de febrero de 1616, don Francisco Herrera Campuzano, Oidor Real, que tenía orden de don Gaspar de Rodas, Gobernador de Antioquia, para fundar nuevas ciudades, decretó la fundación de Sopetrán”.
Los indígenas que los españoles encontraron allí se llamaban Nutabes o Nutabaes y Caribes, vivían a las orillas de los ríos Cauca, Nechí y Porce. Cuenta Darío Sevillano, que las principales familias eran la de los Ebéjicos, los Guamas y los Peques, cuyo principal cacique, según Manuel Uribe Angel, era Zubaruso, el cual tuvieron que matar los españoles para pacificar esta región. Se dice que a la llegada de los españoles, el número de tribus indias, era muy reducido, debido a la presión de los crueles Caribes, que eran antropófagos.
Así empezó Sopetrán, según Jose Manuel Fernández, alcalde territorial de esos años, la ciudad de Sopetrán “empezó con 260 blancos, 449 mestizos, 510 indios, 750 mulatos y negros, 190 esclavos, para un total de 2159 personas. Según Ignacio Tabares, José Domingo Muñoz, Vicente Vergara y Lorenzo Félix Legarda, el municipio estaba configurado así: La parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción, la viceparroquia de Saladito (Córdoba), cuya patrona era Nuestra Señora del Socorro y no San Roque como se cree y la viceparroquia de Quebrada Seca (San Nicolás) cuyo patrón era San Nicolás de Bary. Las casas eran todas de bahareque y techo de paja o iraca. La capilla de Sopetrán fue erigida en viceparroquia por el decreto dado el 27 de febrero de 1756 por un acuerdo entre el Patronato Real y el Diocesano. Fue nombrado como el primer párroco el cura Pbro. José Javier Pérez.
La Morena de Sopetrán, que así la llaman a la Virgen, es una verdadera joya arquitectónica, la construcción del templo duró unos cuarenta años. Los terrenos fueron cedidos por Manuel María Dávila y Pedro Sevillano y la construcción se hizo para la dirección del sacerdote Pbro. Justiniano Madrid. En el altar se encuentra la imagen de Nuestra Sra. de la Asunción tallada en madera y según algunos de origen Quiteño.”
Del Sopetrán colombiano podríamos imaginar páginas y páginas, pero lo realmente importante para mí, es saber que D. Francisco de Herrera Campuzano, que es el que llevó a Colombia el nombre de Sopetrán, era de Hita. Ocariz en su crónica también nos cuenta la fundación de estas tres parroquias de las que hablábamos antes. Orcaiz dice que fue en la ciudad de Santa Fe, donde el Sr. Campuzano, mandó hacer tres copias de la imagen de la Virgen de Sopetrán, para que reinaran en las tres parroquias.
Uno de los primeros milagros que hizo la Virgen en aquellas tierras, fue que una vez colocada la imagen en la humilde capilla construida en el Sopetrán colombiano, estuvo ardiendo la lámpara sin combustible durante tres días consecutivos.
Testifica el Señor D. Juan Velez de Guevara, que ha sido en la Provincia de Antioquia en el Nuevo Reino de Granada de Las Indias, que en el año de 1640, le dio enfermedad a su hija mayor Doña Casilda Velez de Guevara, y la ofrecieron a Ntra. Sra. de Sopetrán, que había un pueblo de Indios a una legua, la llevaron, yendo casi muerta, pues le dio un parasismo tal que los que la asistían en dicha iglesia les parecía que había expirado, pusiéronla en el altar de la Virgen y volvió en sí y desde aquella hora tuvo salud, después se casó y tuvo muchos hijos…
Últimamente algunas coincidencias me han puesto en contacto mas directamente con Sopetrán de Colombia, casualmente en el Hospital de Guadalajara, conocí a Domingo García, sus padres viven en Yunquera, comenzamos a hablar de Sopetrán y él me ha enviado fotos y datos de allá realmente sorprendentes. Me decía Domingo, que la Parroquia de Sopetrán, no conocía lo del milagro del moro ni la verdadera historia de la Virgen, sin embargo tienen la foto donde el moro está ante la higuera arrodillado, ellos creían que eran apóstoles, es sorprendente cómo a través de este contacto, hemos podido conectar con Sopetrán de una forma casi descubridora.
El hecho de escribir este artículo que la Asociación de Hita tan amablemente me ha pedido, es para ver si de alguna forma podemos conectar valores de ambos pueblos. Hita está muy vinculado a este Sopetrán colombiano, el 92 está a las puertas, yo simplemente sugiero, tanto al párroco como a las autoridades, que se haga un hermanamiento de las dos ciudades, sería algo digno de tener en cuenta y de llevar a cabo.
Publicamos una foto, que me envía Domingo García, hecha por él mismo, del cuadro de Ntra. Sra. de Sopetrán, en el pueblo de Córdoba, cercano a Sopetrán, en el Departamento de Antioquia.
De este lugar tenemos mucho de qué hablar y lo creo de gran interés para el pueblo y alrededores de Hita.
Seguiremos hablando del Sopetrán americano, mientras tanto meditemos un poco ante estos hechos históricos que honran a tan ilustre villa.
JULIE SOPETRAN.

1-268
Reunión con Julie Sopetrán. Academia de la Historia Antioquia                                                                                            Foto: Gustavo Bustamante

 

ALGUNOS POEMAS RELACIONADOS CON LA HISTORIA

400 AÑOS

Nos reúnen, nos conciben
mil seiscientos dieciséis;
-el cuatro une por el seis-
cuatrocientos nos reviven…
Así dicen los que escriben
Llegamos a estos peldaños
por cuatro mil travesaños,
y este Amor a Sopetrán
otros lo celebrarán
porque amar, es cumplir años.

©Julie Sopetrán

imgres
Óleo – Francisco Herrera Campuzano, fundador de Sopetrán – 

http://losgaviriasdesopetran.blogspot.com.es/

 CAMPUZANO 

Fundando nuevas ciudades
allí llegó Campuzano,
conquistador y cristiano
cumpliendo las voluntades
de reyes y autoridades.
Unos mandaban en otros
desbocados, como potros
mataron a Zubaruso
que practicaba el abuso
y allí… quedamos nosotros.

©Julie Sopetrán

 1-1-273

DON GASPAR RODILLO Y ARCE

Su procedencia es de Hita
Don Gaspar Rodillo y Arce,
fue a Las Guanas a instalarse
con la Virgen más bonita,
más dulce, santa y bendita.
Sopetrán llegó en retablo:
y lo digo porque si hablo
de la Virgen más antigua
reafirma y atestigua
el más hermoso vocablo.

©Julie Sopetrán 

 fiesta-de-la-amistad-sopetranera-1980-en-el-parque
Fiesta de la Amistad en Sopetrán – Foto antigua de Gustavo Bustamante

 HERMANDAD

Mulatos, negros, esclavos
mestizos, indios y en paz,
construyeron la ciudad,
y así fueron fuertes, bravos,
poniendo y quitando clavos,
menos de tres mil personas
que la historia los menciona
-doscientos sesenta blancos-
todos, unidos y francos
porque amar, es lo que donas.

©Julie Sopetrán  

1-img_9142

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Don Darío Sevillano Álvarez – Historiador de Sopetrán

 

DON DARÍO SEVILLANO, UN HISTORIADOR DE LUJO

Don Darío Sevillano
nos lo cuenta en sus escritos;
él se basó en manuscritos
de un pretérito lejano
y  como buen ciudadano,
nos ha mostrado el camino
en su estudio diamantino
que es un hermoso legado,
y nos arraiga en pasado
y nos hermana en destino.

 ©Julie Sopetrán  

Ruinas - Sopetrán - Higuera de la Virgen
Higuera o brevo donde se apareció la Virgen y Monasterio en
ruinas. Foto de Julie Sopetrán

EL SOPETRÁN ESPAÑOL

Sopetrán hoy está en ruinas
con la historia la abisagro;
porque su anal es milagro
y ante lo que fue, te inclinas.
Entre sus piedras caminas
y te encuentras con la higuera
viva, como si volviera
la Virgen entre sus hojas.
De repente te sonrojas
que aún sin quererlo, la vieras.

 ©Julie Sopetrán  

3-2

EL MONASTERIO

Y los cantos gregorianos
se quedaron en las piedras;
cubiertos están con hiedras
recordando a los cristianos,
son los himnos castellanos
ocultos por el camino,
un eco benedictino
que en nuestro oído se encalma
y escucha a solas el alma
evocando lo divino.

©Julie Sopetrán  

 

1-070

Foto: Gustavo Bustamante – Julie en una escuela con los niños en Sopetrán, Colombia

HERMANDAD

Es el ayer que reclama
el amor en la memoria,
es la luz de nuestra historia
que en el ser se desparrama,
es el corazón que exclama
nuestros nobles sentimientos
y contra todos los vientos
intercambiamos valores
historias que son amores
y enriquecen los momentos.

©Julie Sopetrán  

estampa-encontrada-por-mi-padre-virgen-de-sopetran

Dibujo de Eusebio López. Copia de una
estampa encontrada por mi padre entre las
ruinas del  Monasterio.

SOPETRÁN

Como el ayer, es ahora
todo se vive en presente,
los siglos son un relente
de nuestra fe exploradora.
Sopetrán, Nuestra Señora
ha cortado las distancias
y ahora es la circunstancia
la que a todos nos asombra,
porque en las citas se nombra
el fervor y la prestancia.

©Julie Sopetrán  

1-263.JPG
Llegada de la Virgen en una de las procesiones a la Basílica de Sopetrán
Foto: Julie Sopetrán

ELLA ES FIESTA

Porque la Virgen nos ama
también la historia nos une,
y en Sopetrán nos reúne
para encender esta llama
que quema el aire y se inflama,
como si fueran colores
de las frutas, de las flores,
de la fiesta, de la gente
de este amor, que de repente
se enreda en nuestros amores.

©Julie Sopetrán  

1-1-058

Teja pintada de la Virgen de Sopetrán y hoja de brevo.
Foto: Julie Sopetrán

SOLO EL AMOR…

De España traigo amor nunca quebrado
desde Alonso de Ojeda a nuestros días;
Amor de estas entrañas que son mías
aunque nunca termine lo empezado. 

Si yo amo la invasión es por lo dado
por traer a estas tierras a María
con un nombre que alberga Poesía
y es parte de mi ser y mi legado.

Irrumpir con Amor es el coraje
que siento desde mi alma anacoreta
porque apelo al silencio en la batalla 

Sopetrán es la musa del lenguaje
la joya que más brilla en mi maleta
y adorna mi camino donde vaya.

©Julie Sopetrán  

1-041

Ruinas de Sopetrán y flores silvestres. Foto: Julie Sopetrán

IDENTIDADES

He venido a Sopetrán
con el corazón abierto,
y ya lo tengo cubierto
con lo que Ustedes me dan.
Cuando me vaya, serán
en mi vida cotidiana,
como una fuente que emana
su tan hermosa cultura,
que me siento en la mixtura
de española y colombiana.

©Julie Sopetrán  

 

Monasterio de Sopetrán

Monasterio de Sopetrán – Foto: Julie Sopetrán

 

Anuncios

3 thoughts on “MI VISITA A LA ACADEMIA DE LA HISTORIA EN ANTIOQUIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s